Instituto Educativo Anglo Español

  • Full Screen
  • Wide Screen
  • Narrow Screen
  • aumentar tamaño fuente
  • Default font size
  • reducir tamaño fuente

4° Grado. Español - Escribir una narración a partir de la lectura de un cuento, fábula o leyenda 3

E-mail Imprimir PDF
Lunes 11 de marzo del 2013:
 
            La sesión se inició con una lluvia de ideas acerca de los aspectos que se identificaron en “la leyenda nahua del Sol y la Luna” de la clase anterior, en donde los alumnos participaron y dijeron: que los diálogos, la voz del narrador, el guión y los acentos gráficos, dando ejemplos de la comparación del acento prosódico.
 
            Posteriormente se dieron lectura  dos leyendas, una Náhuatl y la otra Maya, las cuales le gustaron mucho a los niños por la trama y el desarrollo de las narraciones. Después en base a estas lecturas se contestó el esquema de la página 120, en donde identificaron al personaje principal, personaje secundario, espacio donde sucede y lo que pasó; y así los alumnos empezaron a planear su narración contestando las siguientes preguntas en forma individual:
 
1.- Los personajes serán ______________________________
2.- La historia ocurrirá en _____________________________
 
            Para que la narración tenga una secuencia lógica, incluyan estos tres aspectos:
 
a)    La historia empieza cuando: _____________________________________
b)    El problema que se le presenta al personaje es: _____________________
c)    El conflicto se soluciona cuando: _________________________________
A continuación les dejo una de las dos leyendas que se vieron en la clase de español:
 
El imperio encantado de   Ixtlahuacán
 
Un día muy soleado, un joven fue a pastorear sus chivas. Como a las   once de la mañana se le ocurrió subir a una loma para vigilar desde la altura   a sus animales. Desde allí arriba se podía observar el pueblo de Ixtlahuacán   y el joven se distrajo. "¿Dónde está mi casa?", pensó. "Ah,   sí, es aquella azul".

En eso estaba cuando oyó un ruido. Volteó hacia su derecha. Era una   muchacha muy bonita, de ojos azules y pelo rubio, tan bonita que daba la   impresión de ser una reina. Mudo de asombro, el joven no pudo moverse.   Entonces la muchacha habló, con voz que parecía una mezcla del canto de una   sirena con el silbido de una serpiente.
 
—No tengas miedo —dijo ella—. No te voy a hacer nada, sólo quiero que   me ayudes.

—¿Cómo puedo hacerlo? —contestó el joven.

—De manera muy sencilla. Mira, yo soy la reina del imperio de   Ixtlahuacán, pero mi imperio ha sido encantado. El encanto se rompe si me   llevas sobre tus hombros hasta la puerta de la iglesia. Si haces eso, tú   serás mi esposo y el rey del imperio.

El joven se puso a pensar un rato y finalmente aceptó.  

—¡Qué bueno! —exclamó la muchacha—, pero antes debo advertirte una   cosa: no debes voltear a verme en todo el camino, hasta llegar a la puerta de   la iglesia. No prestes atención a nada de lo que te diga la gente.

El joven subió a la muchacha sobre sus hombros y tomó el camino que   llevaba al pueblo. Al llegar a las primeras casas, las personas que se   cruzaban con él se alejaban y se quedaban viéndolo con Glossary Link cara de susto.

—¿A dónde vas con esa víbora enredada en el pescuezo? —le gritó un   niño.

El joven pensó que se trataba de una broma y siguió su camino. Sin   embargo, otras personas le dijeron lo mismo más adelante. El joven empezó a   sentir miedo y curiosidad, sobre todo curiosidad.

Cuando le faltaban pocos metros para llegar a la iglesia no pudo   resistir la tentación y volteó a ver. Vio una gigantesca serpiente que lanzó   silbidos agudos mientras sacaba la lengua amenazadoramente. Con un rápido   movimiento, el joven la desprendió de su cuello y la arrojó lo más lejos que   pudo. Al caer, el animal desapareció.

Es por eso que el imperio de Ixtlahuacán no se desencantó.